El paro nuestro de cada día.

Publicado: 16 noviembre, 2012 en Economía, General

Sobre tan conocido tema es muy difícil decir nada nuevo. España es el país del paro, no nos gana nadie. Sus cifras son millonarias y hace años que está desbocado sin que gobierno alguno, del color que sea, pueda hacer nada para detenerlo. En el extranjero los españoles tenemos fama de que no nos gusta trabajar. Algo de razón hay en ello, tenemos que reconocerlo; las fiestas y los puentes nos gustan muy mucho.

Hace años, el perspicaz presentador Pedro Ruiz, conociendo que en España habíamos llegado a un millón de parados, decía: “Lo malo no es que en España haya un millón de parados, lo peor es que hay diez millones de quietos”. No andaba descaminado. Aunque ¡quién pillara ahora ese millón!

Yo he vivido bastantes años en Cataluña y recuerdo una anécdota en relación con este tema. Un empresario de la construcción, conocido mío, me explicó un día que había estado hablando con un andaluz que había llegado para ver a su familia, emigrante a esta región.- ¡Qué bonito es este país!- decía- Si hubiera trabajo…- Yo le doy trabajo-dijo el empresario.- Oh no, en Andalucía vivimos muy bien, trabajamos unos pocos días y luego nos dan subvenciones…

Aunque esta anécdota es totalmente cierta, no quiero tratar a los andaluces de vagos. Éste es un tópico tan falso como lo es el que los catalanes son tacaños. A Cataluña han ido a trabajar miles de andaluces y allí nadie les ha tildado de vagos. Los catalanes les estiman y viceversa. Como testigo, doy fe de ello.

También hace bastante tiempo, salió en la prensa que en Suiza estaban preocupados porque en ese año había subido el paro en el país un 50 %. Y era verdad, el año anterior tenían dos parados y ese año tres. Esto nos lo cuentan a los españoles y nos morimos de risa. Aquí, sólo subiendo el 10 % al año, llegamos a los cinco millones.

Nuestros políticos piensan que el problema del paro no es para tanto. Que el hijo va al paro…lo mantendrá el padre. Que el padre va al paro…lo mantendrá el abuelo. Que el abuelo se queda parado…es que se ha muerto. Y adiós pensión… para el padre, el hijo y el Espíritu Santo.

Es posible que no tengamos demasiado sentido de la responsabilidad. Deberíamos seguir el ejemplo de otro español, el dictador Francisco Franco. La gente pensaba que era eterno, porque no se moría nunca…Los franceses se quejaban de que a ellos un franco no les duraba nada, y en cambio a nosotros…Bueno, el caso es que circulaba el rumor de que Franco tenía preparado el discurso para el año tres mil, que empezaba así: -¡Españoles, muerto el Todopoderoso, asumo todas las responsabilidades!

Este escrito, quizás poco serio, lo dedico a todo parado que lo lea. ¡Estoy contigo!

comentarios
  1. Javi dice:

    Jaja, muy bueno… 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s