JOVENES Y VIEJOS

Publicado: 1 noviembre, 2012 en General

Es evidente que a la crisis general actual a los jóvenes se les añade su crisis particular. Y no sólo en el aspecto económico con un paro galopante y la falta de oportunidades para realizarse, sino también por la crisis de valores morales en la que están totalmente inmiscuidos.

Hay muchas cosas que a los mayores nos parecen estúpidas y que en algunos casos lo son. Por ejemplo la moda en el vestir, con pantalones raídos y rotos ya de fábrica, los tatuajes, los “piercings”, los cabellos de colores…No son más que un signo de protesta contra la sociedad.

La falta de ocupación laboral, la falta de respeto a padres y mayores, hacen que la juventud busque maneras de de expresar su rebeldía y disconformidad con las normas establecidas. Ahí están, por ejemplo, el botellón, las discotecas, los macro-conciertos en los que se deifica a cantantes, muchas veces estrafalarios y que interpretan canciones inentendibles. Sin olvidar el libertinaje en lo sexual. Las juergas nocturnas comienzan a la una de la madrugada, se acompañan con alcohol y drogas, y no se sabe cuándo acaban.

Pero es de justicia reconocer también el desentendimiento de los padres, que no se preocupan de la conducta de sus hijos. Cada día son más numerosas las familias desestructuradas. ¿Estamos en el ocaso de una civilización, con la pérdida del sentido de la responsabilidad, la valoración de la estética de la vida y de la moral? La verdad es que con la moda actual de democracia mal entendida, no hay gobierno, del signo que sea, capaz de frenar todo este maremágnum.

Los viejos asisten estupefactos a todo este panorama y se sienten desplazados del mundo en el que viven. Los avances de la tecnología casi les ha pillado por sorpresa. Ven a los jóvenes con el móvil siempre en la mano, los auriculares permanentemente en las orejas, los videojuegos, etc. Sin olvidar el alcohol, las drogas y la pornografía. Y, acompañando a todo eso, se ha llegado a la degradación lingüística, instalada también en los medios audiovisuales públicos.

Pero no hay duda de que también existe una minoría de jóvenes que detestan esa mecánica hedonista. Ellos son los que han de tratar de llevar a la juventud al carril correcto.

Finalmente quiero manifestar que, con este escrito, ni mucho menos trato de demonizar a los jóvenes, ya que no sólo a ellos, sino también a los menos jóvenes y a los viejos, es a quienes afecta la responsabilidad de tratar de solucionar esta situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s